«Presas»

¡Hey gentecilla!
Como sabéis, a principios de este año descubrí a una autora española maravillosa llamada Beatriz Esteban gracias a su segundo libro publicado (aunque seguramente no escrito), Aunque llueva fuego, libro que, por cierto me encantó de principio a fin y que desde entonces se encuentra en uno de los puestos de honor de mi lista de libros favoritos y del que, además, también podéis encontrar la reseña aquí. Pero hoy os vengo a hablar sobre su tercer libro publicado, Presas, que viene de la mano de Nocturna ediciones, una editorial de la que aún no tenía ningún libro pero cuya edición me ha sorprendido para bien, dicho lo cual, pasemos con la reseña, sin spoilers.

información185_alta

Presas

Título original: Presas
Autor: Beatriz Esteban
Editorial: Nocturna Ediciones
Páginas: 472 páginas
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Temática: Juvenil
Fecha de publicación: 11 de febrero de 2019
Dónde conseguirlo: Amazon, Casa del libro

 

historiaEl mundo es una escala de grises, pero siempre lo vemos en blanco y negro. El blanco de quien es inocente y se acerca a la prisión con miedo a convertirse en una víctima. El negro que inunda las celdas de aislamiento. Y el gris que envuelve el lugar, plagado de matices.

Un día me dijeron: «Leire, no vayas a la cárcel, hay gente peligrosa». Y les sorprendió cuando contesté: «Y fuera también».

Ambientada en una cárcel, Presas narra la realidad de una prisión desde dos puntos de vista opuestos: el de Leire, que accede como voluntaria, y el de Azahara, encerrada por un crimen terrible. Sin embargo, por muy distintas que sean sus perspectivas, pronto ambas descubrirán que unos barrotes no son la única forma de convertir a las personas en presas.

opinión

3dd39131972baa6fc08d5e44166b8572Cuando descubrí a Bea gracias a mi amiga Lidia esta acababa de publicar Aunque llueva fuego, y después de leerlo supe que tenía que leer algo más suyo, algo que me moviese tanto como lo había hecho ese libro, un libro que enseñase, que mostrase y, por favor, que estuviese tan bien escrito como ese otro estaba, porque no, no quería volver un paso atrás y leer malas traducciones o libros cuyos párrafos no tenían sentido alguno al final, por eso, cuando vi que esta misma autora iba a publicar otro libro y que este iba a salir a solo unos pocos días de mi cumpleaños, supe que ya sabía lo que quería, mi problema fue que el ansia me pudo y supe que no podía esperar hasta marzo para leerlo, así que mi amigo Amazon me ayudó y movió los hilos para que pudiese hacerme con él.
Pedí Presas el sábado 16 de febrero por la mañana, y el domingo 17, al volver a casa después de estar toda la noche fuera de fiesta, ahí estaba.
Había hablado con Lidia para hacer una lectura conjunta de este libro, por lo que lo dividimos en 5 días, que el ansia por querer saber más convirtió en 4, y comenzamos con él.

Yo ya sabía que la historia de Presas no era una historia de color de rosa, no era fácil, no era un cuento de hadas con final feliz, pero Aunque llueva fuego tampoco lo había sido, y creo que eso es lo que más me gustó, que fuese real, con todos los aspectos narrados, hasta el más crudo y duro de ellos.

Presas cuenta una historia real, factible y nada edulcorada, porque la vida en la cárcel no es fácil, y eso es algo que Bea sabe contar muy bien.

La historia está narrada desde distintos puntos de vista, aunque los dos que «predominan» son los de Azahara y Leire, dos chicas con vidas opuestas pero que, de una manera u otra, acaban pareciéndose más de lo que ellas mismas pensaban en un principio, y cuyas vidas quedan entrelazadas para siempre.
EPSON MFP imageAzahara, la presa, la que se encuentra encerrada desde hace meses tras las paredes de la cárcel de Ordana, es una mujer fuerte, tanto que muchas veces yo misma me sorprendía con su fortaleza, con sus pensamientos, con sus actos. Vive en el módulo de madres con su hija Beth, que está a punto de cumplir tres años, y lo único que hace es sobrevivir, sobrevivir ahí dentro por su hija, protegerla, quererla como cualquier madre debería hacer con sus hijos. Y Leire, esa chica risueña que adora bailar, con un peso a sus espaldas que no hace más que aumentar con cada día que pasa, la chica que quería arreglar los problemas de todos, hacerlos frente, porque era incapaz de enfrentar el suyo propio. Leire, que parecía querer arreglar el mundo, entender a los presos como personas, porque son eso, personas, personas con fallos, como la gente de la calle, pero cuyos fallos han destruido o dañado las vidas de otros. Leire es comprensiva, es la única que intenta verlos como personas y no como presos, y eso, muchas veces, le sale caro, pero lo sigue haciendo, porque para ella, eso es lo correcto.

Creo que si tuviese que elegir entre Azahara y Leire no sería capaz, ambos son personajes muy completos, en los que me he visto reflejada de una manera u otra. Al igual que Leire, muchas veces hago frente a los problemas de otros por intentar no ver los que yo misma tengo, pero, tal y como piensa Azahara, la vida nunca es tan sencilla, siempre hay algo que puede salir mal y hay que ser fuerte para afrontarlo, porque si no, al igual que dentro de la cárcel, el más fuerte siempre acaba devorando al más débil…

La historia, como ya he dicho, no está edulcorada, no esperéis un final feliz, no esperéis una historia de una presa y una voluntaria que se hacen amigas y viven felices para siempre, no, porque la vida no es así, la justicia no siempre se imparte correctamente y, sí, hay gente inocente en la cárcel, pero también hay gente que ha causado mucho dolor, y eso es algo que está muy presente a lo largo de toda la historia.EPSON MFP image

Mientras lo leía al principio pensaba que todas esas cosas no eran posibles, que eso no podía estar pasando dentro de las cárceles españolas, ¿qué clase de monstruos éramos los que estábamos fuera si hacíamos la vista a un lado cuando esto le está sucediendo a alguien en realidad? Pero, a medida que iba leyendo me daba cuenta de que sí, que no solo era posible, sino que pasaba, que esas atrocidades estaban sucediendo en pleno siglo XXI, y que la mayoría de nosotros, porque sí, me incluyo, nunca había pasado que las cárceles más que reformar, destrozaban la poca humanidad que les quedaba a algunos presos…

Presas es una historia que enseña, que te da un golpe para que abras los ojos de una vez, que te quita la venda y te muestra muchos más aspectos de la realidad que desconocías. Es una historia dura, cruel y angustiosa, pero, por desgracia, real. Porque ni todas las cárceles tienen las paredes grises, ni la vida fuera de ellas es de color de rosa. Porque las cosas no son blancas o negras, buenas o malas, existen miles de tonos de gris.

Creo que Bea, además, tiene la capacidad de hablar desde el saber, y eso es algo que se nota en sus libros. La manera en la que nos presenta los casos, en la que nos cuenta lo que sucede en realidad en la cárcel y cómo es capaz de meterse (y meternos a nosotros con ella) en las mentes de las presas, es algo terrorífico y maravilloso a la vez.

Presas no cuenta una historia fácil de leer, cuenta una historia que te va a hacer llorar, reír, asustarte, pero sobre todo, te va a hacer sentir impotente. Impotente porque eso realmente esté ocurriendo y tú no puedas hacer nada, impotente por saber que es verdad, que esta vez la ficción ha quedado atrás y que hay gente que tiene que pasar por eso para sobrevivir, porque para ellos, despertarse un día más en una habitación con rejas en la ventana es un alivio, porque significa que siguen vivos, que han sobrevivido un día más.

Creo que es un libro que todo el mundo debería leer alguna vez. Es un libro que te abre los ojos de golpe y porrazo, obligándote a ver más allá de lo que tú mismo creías como cierto. Es un libro que enseña. Pero además, contado de tal manera que no puedes dejar de leerlo, que llega un punto en el que quieres saber más, ver más, y será en ese punto, al cerrar el libro, cuando veas que lo que tú pensabas antes de cogerlo, ahora está un poquito cambiado, ahora ves más allá.

Por todo esto, ahora tengo muchísimas más ganas de leer Seré frágil y aprender un poco más, pero de momento, le voy a dar un 5/5 a este y no me cansaré de pediros que le deis una oportunidad.
5

Nos leemos en el próximo post,
Leire.

Un comentario sobre “«Presas»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s